Susurrando poemas






¨Si yo fuera mago¨

Si yo fuera mago,
crearía un mundo de fantasías,
donde la noche y el día
vivan juntos en armonía.

Si yo fuera mago, paralizaría el tiempo
para amarte bajo el calor  del sol,
mientras contemplamos las estrellas.

Si yo fuera mago, sacaría los sentimientos
de mi corazón y te los regalaría,
para que entendieras cuanto te amo.

Si yo fuera mago, plasmaría mi amor
con un chorro de colores
sobre el universo, para grabar la felicidad
que siento al besarte.
Si yo fuera mago, siempre existiría
un arcoirirs en nuestros atardeceres





No querer que suceda algo
que el mundo se detenga
noquiero que nada cambie
aunque a ti no te parezca
dentro no muy dentro esto duele
tener que dejar todo.

Quedarme viendo la lluvia
estan linda cuando cae
sin motivo o razón alguna
solo satisface y me complace
me hace recordar que tengo que seguir, como ella
sin motivo o razón alguna
solo me satisface y me complace, a mi
la idea al final es caer
y parar en el momento indicado



Eres desconocido
no en todo sentido 
pero aun asi
aceleras mis latidos 
No se las razones 
ni los motivos
pero aun asi 
eres capaz de alterar mis sentidos
y hacer que olvide
que aun ni nos hemos conocido


Es haber amanecido
sin habernos explicado
como sin haber dormido 
pudimos haber soñado


¨Poema 20¨


Puedo escribir los versos mas tristes esta noche
Escribir, por ejemplo: " La noche está estrellada,  
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos". 
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.  
Yo la quise, y a veces ella también me quiso. 
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.  
La besé tantas veces bajo el cielo infinito. 
Ella me quiso, a veces yo también la quería.  
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.  
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.  
Y el verso cae al alma como pasto el rocío. 
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.  
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.  
Mi alma no se contenta con haberla perdido. 
Como para acercarla mi mirada la busca.  
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo. 
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.  
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. 
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.  
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído. 
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.  
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos. 
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero. 
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido. 
Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,  
mi alma no se contenta con haberla perdido. 
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,  
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.




Agitando las alas se quedo otra vez desnudo: se dice que todo un día llovieron plumas del cielo. Desde entonces solo vuela en los atardeceres en rápidos giros,cazando plumas imaginarias y no se detiene para que nadie advierta su fealdad. 


 ¨Nuestra Hora¨
Es sólo un momento lo que yo te pido;

una hora tan sólo de tu larga vida;
un solo momento para estar contigo;
un momento nuestro sólo tuyo y mío.
Que nadie nos mire
y que nadie escuche lo que yo te digo.
Volvamos al descampado
donde no haya gente,
donde no haya ruidos,
donde no perturben nuestro gran momento

ni voz ni sonido.

Donde sólo el eco de tu dulce acento,
música divina llegue a mis oídos.
Vamos mi cielo, a un sitio donde estemos lejos,
donde estemos solos pero muy escondidos.
En un mundo nuevo, hecho a nuestro antojo;
en un mundo nuestro sólo tuyo y mío.
Que nadie le cuenten de nuestras escapadas,
que nadie le cuenten que te vio conmigo;
que guarden el secreto de nuestras entrevistas,
que guarde el secreto de lo que allí hicimos.
¡La vida es tan larga! Tiene tantas horas…
y es solo un ratito lo que yo te pido.
No guardes temores de que se divulguen,
solo el cielo, que es mudo testigo, ha de vernos juntos.
¡Solamente el cielo nos verá dormidos!
Y yo por mi parte, guardaré el secreto
de la inmensa dicha que me has concedido
al caer la tarde me iré muy lejos.
Lejos de tu tierra y de tu camino;
no habrá sospechas de este gran momento
que tu y yo vivimos.










 ¨En un pedazo de papel¨






Una vez en un pedazo de papel amarillo con líneas verdes él escribió un poema y lo llamó ¨Chops¨, ya que era el nombre de su perro.

Y de eso se trataba todo.

Y su maestra le dio una A y una estrella de oro.

Y su madre la colgó en la puerta de la cocina y lo leyó a sus tías.

Ese fue el año en que el Padre Tracy llevó a todos los niños al zoológico

Y los dejó en el autobús.

Y su hermanita nació con los pies pequeños y sin pelo.

Y su madre y su padre se besaron mucho.

Y la niña de la esquina le envió para San Valentín una firma con una fila de X's y tuvo que preguntarle a su padre que significaban.

Y su padre siempre lo había metido en la cama por la noche.

Y estaba siempre dispuesto  hacerlo.



Una vez más en un pedazo de papel blanco con líneas azules escribió un poema

Y lo llamó ¨Otoño¨, porque ese era el nombre de la temporada

Y de eso se trataba todo.
Y su maestro le dio una A y le pidió que escribiera más claramente.
Y su madre nunca lo colgó en la puerta de la cocina por la nueva pintura.
Y los niños dijeron que el Padre Tracy fumaba puros
Y que dejaba las colillas en los bancos de la iglesia
Y algunas veces quemaba los bancos dejando agujeros.
Ese fue el año en que su hermana usó gafas gruesas y marcos de color negro.
Y la chica de la esquina se echó a reír cuando él le pidió ir a ver Santa Claus.
Y los niños le dijeron porque su madre y su padre se besaban tanto.
Y su padre nunca lo metió en la cama por la noche.
Y su padre se enojó cuando él lloro para que lo hiciera.

Una vez más en un papel arrancado de su cuaderno de notas escribió un poema
Y lo llamó ¨Inocencia: Una pregunta¨ porque esa era la pregunta acerca de  su chica
Y de eso se trataba todo
Y su profesor le dio una A y una extraña mirada fija.
Y su madre no la colgó en la puerta de la cocina, porque nunca se  la mostró.
Ese fue el año en que murió el Padre Tracy.
Y él se olvidó de cómo era el final del Credo de los Apóstoles.
Y atrapó a su hermana haciéndolo en el porche trasero.
Y su madre y su padre nunca se besaron o hablaron incluso.
Y la chica de la esquina llevaba demasiado maquillaje.
Que lo hizo toser cuando la besó, pero él la besó de todos modos porque eso era lo que debía hacer.
 Y a las 3:00 am se metió en la cama mientras su padre roncaba profundamente 

Es por eso que en la parte posterior de una bolsa de papel marrón trató con otro poema
Y lo llamo ¨Absolutamente nada¨ porque eso es lo que era realmente todo.
Y él mismo se dio una A y un corte en cada maldita muñeca.
Y lo colgó en la puerta del baño porque esta vez no creía poder alcanzar llegar a la cocina.





Definición de amor 


El amor es una cosa divertida, esperamos que sea fácil, esperamos que sea un mundo de rosas y risas y momentos perfectos que se encuentran sólo en las películas, esperas que diga siempre lo correcto, y siempre saber exactamente cómo te sientes, o exactamente cómo reaccionar ante el, esperas que te calme cuando estas gritando o te persiga cuando te escapas. Esperas tanto que te sientes enteramente y totalmente derrotado cuando algo no coincide exactamente con todos tus planes.
 Pero esa es la cosa, el amor no es un plan. No tiene un comienzo determinado y, ciertamente no tiene final o una visible línea para aquellos que creen profundamente en él. 

El amor solo pasa, es tan increíblemente desordenado que las personas a tu alrededor no pueden comprender porque haces las cosas que haces o porque luchas tanto por algo que al parecer te causa tanto dolor; porque simplemente ellos no pueden ver. Ellos no pueden ver el anillo invisible de la locura que te envuelve cuando estas enamorado.

 Es incomodo y doloroso,y devastador a veces, pero no podemos vivir sin el. 
Lo que no aprendemos es lo difícil que es amar, cuanto trabajo se necesita, cuanto tenemos que poner de nosotros mismos en el,y tal vez solo vale la pena cuando estamos totalmente y absolutamente idiotas al respecto.

El amor no es que te calme cuando gritas, es gritar tan alto, tan fuerte, regresando a ti, despertarte justo en su cara y mantenerte en tierra, no es que te lleve rosas todos los días o cosas lindas que hagan que una relación parezca presentable.

Es que después de una larga lucha que drena la vida y los huesos de los dos, aun se muestre en tu puerta a la mañana siguiente, de todas formas. No es decirte las cosas correctas o saber exactamente como manejarte. No, no es el (o ella) acariciando tu cabello y diciéndote que todo estará bien. Es que se quede allí, admitiendo que esta tan asustado como tu. 

Tienes que recordar que en el amor no eres el único implicado, sin saberlo has puesto tu vida, tu corazón en las palmas de las manos de otra persona y dijiste: Aquí esta,has lo que quieras, pícalo como carne o olvida que alguna vez te lo entregue, siempre y cuando lo tengas tu

Nos vuelve locos, se hace realmente invisible y borra todas las lineas que no deben cruzarse.

 Porque el amor no es sobre nosotros mismos en esgrima, se trata de sentirse seguro, seguro sobre el futuro. Se trata de estar asustado como el carajo de todos los nervios de nuestro cuerpo, pero empujar hacia adelante de todos modos.
 Es que todos los combates y todas las lágrimas y toda la incertidumbre valen la pena. 
Y es un infierno mucho mejor, que estar 100% feliz sin alguien que nos muestran que hay un mundo de diferencia entre sentirse feliz y sentirse completo






Sal con una chica que lee 


"Sal con alguien que se gasta todo su dinero en libros y no en ropa, y que tiene problemas de espacio en el clóset porque ha comprado demasiados. Invita a salir a una chica que tiene una lista de libros por leer y que desde los doce años ha tenido una tarjeta de suscripción a una biblioteca.

Encuentra una chica que lee. Sabrás que es una ávida lectora porque en su maleta siempre llevará un libro que aún no ha comenzado a leer. Es la que siempre mira amorosamente los estantes de las librerías, la que grita en silencio cuando encuentra el libro que quería. ¿Ves a esa chica un tanto extraña oliendo las páginas de un libro viejo en una librería de segunda mano? Es la lectora. Nunca puede resistirse a oler las páginas de un libro, y más si están amarillas.

Es la chica que está sentada en el café del final de la calle, leyendo mientras espera. Si le echas una mirada a su taza, la crema deslactosada ha adquirido una textura un tanto natosa y flota encima del café porque ella está absorta en la lectura, perdida en el mundo que el autor ha creado. Siéntate a su lado. Es posible que te eche una mirada llena de indignación porque la mayoría de las lectoras odian ser interrumpidas. Pregúntale si le ha gustado el libro que tiene entre las manos.

Invítala a otra taza de café y dile qué opinas de Murakami. Averigua si fue capaz de terminar el primer capítulo de Fellowship y sé consciente de que si te dice que entendió el Ulises de Joyce lo hace solo para parecer inteligente. Pregúntale si le encanta Alicia o si quisiera ser ella.

Es fácil salir con una chica que lee. Regálale libros en su cumpleaños, de Navidad y en cada aniversario. Dale un regalo de palabras, bien sea en poesía o en una canción. Dale a Neruda, a Pound, a Sexton, a Cummings y hazle saber que entiendes que las palabras son amor. Comprende que ella es consciente de la diferencia entre realidad y ficción pero que de todas maneras va a buscar que su vida se asemeje a su libro favorito. No será culpa tuya si lo hace.

Por lo menos tiene que intentarlo.

Miéntele, si entiende de sintaxis también comprenderá tu necesidad de mentirle. Detrás de las palabras hay otras cosas: motivación, valor, matiz, diálogo; no será el fin del mundo.

Fállale. La lectora sabe que el fracaso lleva al clímax y que todo tiene un final, pero también entiende que siempre existe la posibilidad de escribirle una segunda parte a la historia y que se puede volver a empezar una y otra vez y aun así seguir siendo el héroe. También es consciente de que durante la vida habrá que toparse con uno o dos villanos.

¿Por qué tener miedo de lo que no eres? Las chicas que leen saben que las personas maduran, lo mismo que los personajes de un cuento o una novela, excepción hecha de los protagonistas de la saga Crepúsculo.

Si te llegas a encontrar una chica que lee mantenla cerca, y cuando a las dos de la mañana la pilles llorando y abrazando el libro contra su pecho, prepárale una taza de té y consiéntela. Es probable que la pierdas durante un par de horas pero siempre va a regresar a ti. Hablará de los protagonistas del libro como si fueran reales y es que, por un tiempo, siempre lo son.

Le propondrás matrimonio durante un viaje en globo o en medio de un concierto de rock, o quizás formularás la pregunta por absoluta casualidad la próxima vez que se enferme; puede que hasta sea por Skype.

Sonreirás con tal fuerza que te preguntarás por qué tu corazón no ha estallado todavía haciendo que la sangre ruede por tu pecho. Escribirás la historia de ustedes, tendrán hijos con nombres extraños y gustos aún más raros. Ella les leerá a tus hijos The Cat in the Hat y Aslan, e incluso puede que lo haga el mismo día. Caminarán juntos los inviernos de la vejez y ella recitará los poemas de Keats en un susurro mientras tú sacudes la nieve de tus botas.

Sal con una chica que lee porque te lo mereces. Te mereces una mujer capaz de darte la vida más colorida que puedas imaginar. Si solo tienes para darle monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar, te vendrá mejor estar solo. Pero si quieres el mundo y los mundos que hay más allá, invita a salir a una chica que lee.

O mejor aún, a una que escriba."






PRINCESA BUSCA PRÍNCIPE PARA CONVERTIRLO EN RANA
Y es que solo hay una cosa segura, tanto en los cuentos de hadas como en la vida real: hay más posibilidades de que el príncipe te salga rana, que de que la rana se convierta en príncipe






A ti, hermoso libro
de mis noches compañero,
y de muchos un amigo,
a tí, que abres deseos
para un mundo escondido
que entre tus páginas, como un sueño,
nace con el ritmo
de quien nuevos senderos
abre con su ilusión y cariño.

A tí, que siembras en los niños
semillas de esperanza
para abrir nuevos caminos
que todas las fronteras traspasan
y llevan a buen destino
todo lo que tus páginas cantan.

A ti, libro sencillo
que abres tu ventana
a los ojos de quien se siente muy vivo
todo lo que tus hojas plasman:
tesoros escondidos,
amores y desamores eternos,
estrellas y planetas perdidos,
personajes y sueños
que nos tienen en vilo.
No lo dudes, hazte compañero
de tu amigo el libro




Cuando te olvides de mí, piensa que estoy entre los árboles, que soy el suelo que pisas, el canto de los pájaros, las estrellas que no puedes coger y el brillo en tus ojos.

Y cuando te acuerdes de mí, te convertirás en pájaro que rozará las estrellas, que anidará en los árboles y que brillará en el cielo.
A veces te acordarás y a veces te olvidarás, tú te preocuparás pero yo sabré que es necesario olvidar para recordar.
Tú dirás cuanta razón tienes y yo diré que la perdí entre los árboles.
Tú te olvidarás de mí, pero siempre volverás a acordarte porque yo estoy entre los árboles, en el canto de los pájaros, en las estrellas y en el suelo que pisas.

Tú dirás cuanta razón tienes y yo diré que la perdí entre los árboles para que tú te acordaras una y otra vez de mí.



APRENDERAS


Después de algún tiempo...

Aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma; y aprenderás, que amar no significa apoyarse y que compañía, no siempre significa seguridad. Comenzarás a aprender; que los besos no son contratos, ni regalos ni promesas. Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto; y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para tus proyectos y el futuro, tiene la costumbre de caer en el vacío.
Después de un tiempo...
Aprenderás, que el Sol quema si te expones demasiado. Aceptarás; incluso, que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas.
Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma. Descubrirás que lleva años construir confianza; y apenas unos segundos destruirla, y que tú también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de tu vida.
Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias; y que no importa que es lo que tienes, sino a quien tienes en la vida y que los buenos amigos, son la familia que nos permiten elegir.
Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que lo amigos cambian. Te darás cuenta de que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa; o simplemente nada, sólo por el placer de disfrutar su compañía. Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan; y por eso siempre debemos decir a esa persona que la amamos, porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que la veamos.
Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tiene influencia sobre nosotros, pero que nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos. Comenzaras a aprender que no debemos compararnos con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar. Descubrirás que lleva mucho tiempo llegar a ser la persona que quieres ser; y que el tiempo, es corto.
Aprenderás que no importa donde llegaste; sino a donde te diriges, y si no lo sabes, cualquier lugar sirve.
Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlan; y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuán delicada y frágil sea una situación: Siempre existen dos lados.
Aprenderás que héroes, son las personas que hicieron lo que era requerido y enfrentaron las consecuencias.
Aprenderás que la paciencia, requiere mucha práctica. Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que ayuden a levantarte. Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de la experiencia, que con los años vividos.
Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti, de lo que supones.
Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes; y sería una tragedia si lo creyese, porque le estarás quitando la esperanza.
Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho a ser cruel. Descubrirás que solo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero no saben cómo demostrarlo. No siempre es suficiente ser perdonado por alguien; algunas veces, tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.
Aprenderás que con la misma severidad con que juzgas; también serás juzgado y en algunos momentos, condenado.
Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles.
Aprenderás que el tiempo no es algo que puedes volver hacia atrás; por lo tanto debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores. Entonces, y sólo entonces, sabrás realmente lo que eres capaz de soportar; que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas, cuando creías que no se podía más. Es que realmente la vida vale, cuando tienes el valor de enfrentarla.



Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. 

(Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.



Juguemos a que nos amamos desde hace tiempo,
a que tu cuerpo y el mío no son ajenos,
a que mis manos conocen los senderos
de tu vientre y su armónico secreto.

Juguemos a que me amas desde hace tiempo,
a que mi corazón y el tuyo no son prohibidos,
a que tienes la respuesta al acertijo
que descifra mis deseos escondidos.
Juguemos a que nos tenemos desde hace tiempo,
a que nos pertenecemos sin freno,
a que sabes clausurar mis labios
con el aguamiel de tus besos.
Juguemos a que somos uno desde hace tiempo,
a que nos fundimos en el mismo sueño,
a que no hay frontera en nuestros cuerpos
que pueda limitar este nítido sentimiento.

Juguemos a que te quedas por mucho tiempo,
durmamos en la misma cama de este encuentro,
finjamos que el amor es dulce y que está contento,
y después déjame, si es que llegas al intento.

- Mauricio Leyva -




El líder de la banda - Nerea Delgado


 Yo sabía sobrevivir cuando eran sus manos y un poco también sus andares lo que me llenaba de oxígeno. Ahora soy una muerta viviente, o una viviente muerta, que se sienta en el banco del primer beso agonizando mano a mano con la tristeza. El líder de la banda vestía pitillos y me quería por carta. Compartía tacto conmigo. Tenía besos que amansaban a las fieras, y otros que despertaban a las bestias. Cómo me gustaba cuando el sol desaparecía detrás de sus hombros en el parque. Él tenía -tiene- luz propia, y aunque nos cayera encima la noche cerrada con todo el peso angustioso de su oscuridad, él sacaba brillo suficiente de debajo de las piedras preciosas de sus manos y nos iluminaba a los dos como si fuéramos una obra principal en el centro del museo. Me he visto llorando en ascensores que subían mientras mi corazón lleno de cuchillos me bajaba por el cuerpo apuñalando recuerdos y canciones. Me he despertado en otras ciudades que eran la misma con calles terriblemente desiertas llenas de gente. ¿Dónde está el carril del desamor? Para no tropezarme con los que todavía comparten noches, cervezas y tacto.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Trilogia La Bella Durmiente - Anne Rice- +18

Always and Forever, Lara Jean - Jenny Han

Love Story- Erich Segal- Descargar